MONOGRÁFICO SOBRE WARREN BUFFET Y EL VALUE INVESTING.

Artículo 2 de 10: Warren Buffett y comprar negocios excelentes

Continuación a la serie monográfica de artículos  y vídeos publicados sobre Warren Buffett, value investing y su metodología de inversión, que podéis encontar en los dos links siguientes:

  1. Warren Buffett y el value investing, introducción al curso monográfico.
  2. Artículo 1: Qué es el “value investing”.

El artículo siguiente pretende resumir cuáles son los negocios en los que Buffett invierte y qué es lo que les atrae de ellos. En resumen:

9. Invierte en negocios/empresas que cumplan los siguientes requisitos y que constituyen lo que se denomina como “value investing” o inversión por valor:

  • Negocios que puedas analizar, comprender y conozcas. Lo que él llama tu “círculo de competencia” o conocimiento acumulado. No te salgas nunca de ahí.
  • Que sean simples y sencillos, que presenten barreras de entrada, bajos niveles de CAPEX y poder en establecer los precios, no habiendo productos sustitutivos. Que viene a denominarlos como “excelentes negocios” (porque perduran al menos por 25-30 años con una ventaja competitiva inquebrantable, sólidos resultados económicos y son difíciles de copiar). Adicionalmente los negocios que cumplen todas estas características y venden productos/servicios deseados, sin sustitutivos y en un mercado no regulado los denomina “negocios franquicia”, siendo éstos son los más interesantes!.
  • Que seas capaz de dibujar o ver dónde estarán esos negocios a 10-15 años vista de una manera “casi previsible”.
  • Puedas determinar con cierta precisión y grado de certeza la ocurrencia de esos cashflows a futuro, casi con la misma certeza que tienes al recibir el cupón de un bono. Por ello la tasa de descuento a usar debe ser la de un activo sin riesgo a 10 años, en este caso el bono americano a 10 años, aunque de forma habitual Buffet usa el 10%.  Adicionalmente él en sus modelos llega a hacer crecer los cashflows en dos tramos, uno más elevado en los primeros 10 años (según crecimiento histórico sostenido y acreditado) y luego a una tasa “g” de crecimiento a perpetuidad.
  • Que presenten resultados excepcionales a nivel operativo y económico continuados en el tiempo (+20 años). Dentro de las métricas o ratios financieros que se deben tener en cuentan destacan: crecimiento de ventas muy superior a la inflación, márgenes de beneficios muy elevados, ROE y bajo nivel de deuda. Sin embargo los cuatro más importantes a controlar son: a) ROE, como beneficio operativo/equity excluyendo ganancias financieras o extraordinarias (el ratio “earnings per share” no es indicativo porque si disminuyen el número de acciones puede aumentar por lo que es “engañoso”), b) Creación de valor mediante el método del “cashflow de la inversión” (NOPLAT+amortización+variación de capital circulante-CAPEX), obteniendo al menos una creación de valor en términos de precio de mercado de $1 por cada dólar no distribuido a los accionistas, c) ROI: ganancias sobre el capital invertido por el management y todo ello sin aumentar el ratio “debt-to-equity”, es decir los resultados obtenidos en a), b) y c) no pueden hacerse a costa de apalancarse porque Buffet considera que son las empresas que más sufren en periodos de recesión económica, buscando por tanto compañías con endeudamiento bajo o adecuado y donde los “cashflows operativos” sean suficientemente grandes para pagar la deuda (Buffet no establece cuál es nivel de deuda adecuado pero prefiere mantenerla al nivel más bajo posible). También hace una llamada de atención al inversor para aquellas empresas que presentan ROEs elevados a costa del apalancamiento o alto  nivel de deuda!.
  • Gestionados por un management brillante con espíritu emprendedor que cumpla lo requisitos de ética, honestidad, integridad, inteligencia, energía y quieran ser accionistas de la propia empresa; y cuyos productos o servicios estén asociados a lo que él denomina “share of minds”, es decir, que ganen al consumidor desde un punto de vista emocional y arraiguen en el cliente, que le despierten un sentimiento o asociación de ideas (esto hace que el consumidor no sea sensible al precio ni inflación sin verse perjudicadas las ventas o la cuota de mercado; siendo algunos ejemplos: Coca-Cola=felicidad, Walt Disney=diversión en familia, 20th Century Fox=No sugiere nada). Para él estas condicione hacen que la probabilidad de que te equivoques en tu inversión sea baja por comprar “casi certezas”.
  1. Si el management no cumple los requisitos indicados anteriormente, olvídate de ese negocio por muy bueno que sea. Además el management debe ser racional, sincero, franco y abierto con los accionistas, que admite sus errores y fracasos, comportándose también como el dueño de la empresa y persiguiendo crear el máximo valor para el accionista. Su retribución además estará fijada en base a si crea o no valor para la empresa aumentando la cotización de la misma, ROE, ventas y su crecimiento al igual que los márgenes y beneficios.
  2. Para poder definir un buen negocio, Warren Buffet pone el ejemplo de Coca Cola, dame $10.000 millones y dime cuánto daño puedo hacerle, si la respuesta es “poco” o “ninguno”, entonces es un buen negocio. O si hicieras la pregunta al director general de una empresa sobre ¿cuál competidor eliminaría?, ese podría ser un potencial buen negocio. Si inviertes en buenos o excelentes negocios con resultados a largo plazo mejores que la media, el “market timig”, es decir, en qué momento compras, no tendrá mucha influencia siempre y cuando compres estos stocks por debajo de su valor objetivo o intrínseco, lo que él llama “margen de seguridad”. Él está dispuesto a tomar riesgos en aquellas empresas cuya probabilidad de pérdida sea muy baja o mínima y el potencial de revalorización del valor en el largo plazo substancial, y que debido a la coyuntura actual del mercado estén cotizando por debajo de dicho valor intrínseco. Aún así Warren Buffet también ha entrado en excepcionales negocios pagando “premiums” o un sobreprecio hasta del 35% ó 56% frente al precio de mercado, y aunque es cierto que se aleja de su pensamiento en línea con Benjamin Graham, su socio Charles Manger le ha hecho ver que si es un excelente negocio se puede llegar a pagar un sobreprecio si cotiza por debajo de su valor intrínseco, esta es la clave final en el proceso de inversión, si no se cumple esto, no compran. Un margen de seguridad del 25% podría ser el límite mínimo de Buffet para invertir en una gran empresa.
  3. Igualmente Warren Buffet no es partidario de comprar compañías por sectores de actividad (eléctricas, bancos, etc…) o clasificaciones (small caps, large caps, etc…) sólo compra “valor” conforme a: conocer el negocio (operaciones, productos, servicios, empleados y relaciones con sindicatos, supply chain management, inversiones en maquinaria y plantas, CAPEX, inventarios, política de dividendos y reinversiones, necesidades de capital circulante) con una ventaja competitiva fuerte, buen management y poder comprar a un precio atractivo, es ahí dónde está su margen de seguridad y no al precio que cotizan independientemente de la clasificación o del momento puntual en que se encuentre el mercado, el “driver” es que su precio de mercado < valor objetivo o intrínseco.
  4. Aquellos negocios que Warren Buffet no puede entender a 10-20 años o no sabe qué ocurrirá con ellos, él no se toma la molestia de entrar en ellos y “pasa”. Aún así reconoce por ejemplo que el sector tecnológico con empresas como Microsoft, Google o Apple aunque presenta atractivos retornos, debido a su incapacidad de ver cómo evolucionarán estos sectores y empresas en ese horizonte temporal le hace desistir de comprar dichas empresas. Él sigue manteniendo que no sabe cómo valorar una empresa de Internet.

Saludos,

Antonio Alcocer

www.antonioalcocer.com

www.minds4change.org