Archivos por Etiqueta: Ahorro largo plazo

Rentabilidad del Standard & Poors 500 en 1950-2010

RENTABILIDAD DEL STANDARD AND POORS 500 EN EL PERIODO 1950-2010 ¿ES IMPORTANTE EL MARKET TIMING AL INVERTIR EN BOLSA?

Artículo que presenta dos estudios del índice bursátil de la bolsa americana Standard and Poors 500 (S&P 500) y su rentabilidad histórica, uno realizado por Fidelity y otro por Antonio Alcocer que analiza las estrategias de inversión de fondos con políticas activas de gestión (“market timing”) y las pasivas mediante seguimiento de índices bursátiles a través de ETFs.

El artículo también analiza cuál sería el efecto como inversor en el S&P 500 (índice de precios, es decir, minusvalora la rentabilidad real obtenida por el índice ya que no considera los dividendos pagados -aquellos índices que incluyen los dividendos se llaman de retorno absoluto o “total return”-) en el periodo 1950-2010 si hubiéramos seguido una política de inversión de gestión pasiva con ETFs, es decir, olvidarnos de las fluctuaciones de la bolsa durante el periodo de inversión, despreocupándonos si ésta sube o baja, y sólo teniendo en cuenta el momento en que hacemos la inversión y el momento de salida (este momento de salida se ha estudiado para ventanas 5 años, 10 años y 15 años). Y como he aclarado, es una rentabilidad menor a la obtenida por el índice porque se ha analizado el S&P 500 índice de precios sin dividendos (el que dan los medios de comunicación) y no índice de retorno absoluto. Si incluyéramos dividendos la rentabilidad podría incrementarse entre 1%-3% anual.

1. ESTUDIO DE FIDELITY SOBRE EL MARKET TIMING

Os presento un estudio realizado por la gestora de fondos Fidelity sobre el papel que juega el “market timing” (intentar “predecir” el mercado buscando el momento óptimo de inversión) a la hora de realizar una inversión en bolsa, es decir, si es adecuado una estrategia de inversión/desinversión en bolsa frente a una estrategia de seguir en todo momento invertidos independientemente de cómo estén evolucionando los mercados.

El estudio se realizó en el periodo de tiempo 1990-2006 para los mercados americano (S&P500), británico (FTSE All share), Alemania (Dax 30), Francia (CAC 40) y Hong Kong (Hang Seng). Por ejemplo para el mercado americano, índice S&P 500, la rentabilidad anualizada en el periodo 1990-2006 de haber estado invertido en todo momento es del 11,5%, frente al 8,1% (si me hubiese perdido los 10 mejores días de inversión/mayores ganancias), 5,4% (me pierdo los 20 mejores días), 3,1% (me pierdo los 30 mejores días), 1,1% (me pierdo los 40 mejores días). La primera conclusión que se obtiene es que al intentar predecir el mercado es fácil perder los momentos de ganancias.

Adicionalmente el estudio refleja que la rentabilidad extra que podría lograrse si fuéramos capaces de predecir correctamente el momento óptimo de inversión no es tan grande y por ello insuficiente para compensar la rentabilidad que sacrificaría si se equivoca. Según el estudio, invertir en el “día correcto” apenas influye en las inversiones a largo plazo. El estudio para ello estudia 3 escenarios de inversión que se realizan anualmente en el periodo 1990-2006, invirtiendo en el punto más “bajo/barato” de todo el año, en el punto más “alto/caro” y en una fecha aleatoria. Para el S&P500, la rentabilidad anualizada fue del 12,6%, 11,7% y 11,9% respectivamente. Entre los 3 escenarios la diferencia de rentabilidad es casi del 1%. Fidelity concluye que en inversiones a largo plazo lo que importa es el tiempo, es decir, estar siempre invertidos y no el momento óptimo (intentar predecirlo).

Sobre esta temática hay mucho debate en la comunidad inversora y dos posiciones antagónicas enfrentadas: defensores de la gestión activa (gestores que cobran comisiones de gestión al cliente en teoría por generar alfa, rentabilidad generada por la gestión, aunque no siempre lo consiguen) frente a defensores de la inversión pasiva (diversificación de la cartera por activos, seguimiento mediante ETFs de varios índices sin entrar y salir constantemente del mercado y reajustando y rebalanceando la cartera anualmente en relación al ratio renta fija-renta variable fijado según el perfil de riesgo del inversor).

¿Quien tiene razón? Los primeros siempre y cuando generen “alfa” (elección de los gestores y fondos premium, como Warren Buffen y su Bershire Hathaway con rentabilidades anuales compuestas del 20% en el periodo 1965-2009 vs 9% del benchmark o para el caso español como Francisco Paramés y su Bestinfond con rentabilidades compuestas anualizadas del 15,66% en el periodo 1993-Julio 2015); los segundos si atendemos al estudio de Fidelity, que argumenta que realmente hay muy pocos gestores en el mercado que sean capaces de batir a los principales índices bursátiles en el largo plazo.

Os dejo un archivo Excel que simula el dinero que tendré dentro de “n” años en un fondo de inversión con costes anuales del 1,75% para una estrategia de inversión pasiva a largo plazo (como la que propone el estudio de Fidelity) con una rentabilidad anual conocida, y cuánto dinero recuperaré.

2. RENTABILIDAD DEL STANDARD AND POORS 500 EN EL PERIODO 1950-2010

Para concluir comentaros que el debate está ahí, y aquí también os dejo un estudio donde realizo un análisis del S&P500 en el periodo de tiempo 1950-2010, con ventanas de inversión a 5, 10 y 15 años respectivamente, recorriendo toda la curva del S&P 500 sin deshacer la inversión en la ventana de tiempo elegida. Las conclusiones vienen a apoyar la idea “lanzada” por Fidelity en su estudio. En el horizonte de inversión de 10 años, la rentabilidad anualizada promedio obtenida de todas las posibles ventanas de inversión a 10 años en el periodo 1950-2010 es del 7,41% con una desviación típica del 4,66%, siendo la rentabilidad anualizada mayor que cero un 92% de las veces (11638 ventanas de 10 años sobre 12619 ventanas posibles). Para el caso de ventanas de inversión a 5 años, la rentabilidad anualizada promedio de las 13870 ventanas de inversión a 5 años posibles fue del 7,57% con una desviación típica del 6,84%, siendo un 83,3% de las veces mayor que cero. Para el horizonte temporal de 15 años de inversión, la rentabilidad anual promedio fue del 7,44% con una desviación típica del 3,68%, siendo el 100% de todas las ventanas de inversión mayor que cero. Es decir, que si invertimos nuestro dinero en un horizonte temporal a 15 años, y adoptamos una estrategia de inversión pasiva sin entrar y salir del mercado, los datos reflejan que nunca se perdió dinero por parte del inversor.

Saludos a todos,
www.antonioalcocer.com

www.minds4change.org

ETFs, Exchange Traded Funds, fondos indexados

ETFs, EXCHANGE TRADED FUNDS, FONDOS INDEXADOS

En el post de hoy me gustaría hablar de los ETFs = Exchange Traded Funds = Fondos Cotizados en Bolsa o indexados; que nacieron en Estado Unidos en 1990, llegaron a Europa en el año 2000 y fueron empezados a comercializar en España en 2006.  Existen en la actualidad en todo el mundo (datos de 2010) del orden de 1850 fondos ETFs, gestionando un patrimonio total a nivel mundial de casi $950.000 millones y $170.000 millones en Europa, siendo los principales comercializadores/emisores: iShares (38%), Lyxor (28%) y Dbx Trackers (17%).

Su característica principal es que son fondos de gestión pasiva e indexados, es decir replican o hacen exactamente lo que hace un índice bursátil de referencia o “benchmark” (Ej. Íbex 35-Bolsa española, Eurostoxx 50-Bolsa europea, S&P500-Bolsa americana, etc) y por lo tanto el equipo de gestores del fondo como se dedica a copiar la composición del índice realmente no dan valor añadido en la gestión (no proporciona “alfa” o rentabilidad el gestor por su gestión activa, por su “know-how”). Adicionalmente son fondos cuyas participaciones cotizan en bolsa (mercado secundario de acciones), pudiéndolo hacer en distintas bolsas mundiales al igual que lo hace una acción y por tanto ser adquirido no sólo en la bolsa española si no en otras bolsas.

En un post futuro hablaré sobre si la gestión activa es mejor frente a la gestión pasiva y si es cierto según reflejan distintos estudios que en un alto porcentaje (>90%)  los fondos de inversión de gestión pasiva que replican a un índice (sean ETFs o no) superan en el largo plazo a los de gestión activa que poseen comisiones más elevadas de gestión. Adicionalmente esta afirmación se ve reforzada por la teoría moderna de carteras o “modern portfolio theory” de Markowitz donde explica que es difícil batir de manera sistemática al índice de referencia por parte del gestor ya que toda la información novedosa queda inmediatamente reflejada en el precio de las acciones. Os aconsejo que leáis el post que he publicado sobre la rentabilidad histórica obtenida por el índice Standard & Poors 500 en el periodo 1950-2010, en horizontes temporales de inversión de 5, 10 y 15 años, donde se obtienen rentabilidades compuestas anualizadas o TAEs promedio (CAGR=Compound Annual Growing Rate) del orden del 7,5% en los 3 casos.

Volviendo a los ETFs, éste no es un producto diseñado para hacer trading con él, es decir, estar entrando y saliendo del mercado con un horizonte temporal de inversión a corto plazo o incluso intradía (aunque permite esta operativa), si no más bien al contrario, es un producto diseñado para inversores a largo plazo que buscan diversificar a través de distintos ETFs y categorías de activos un ahorro a largo plazo.

Aunque muchos de vosotros no hayáis oído hablar de los ETFs por vuestras entidades bancarias e incluso no os los hayan ofrecido, el motivo principal se debe a que tienen unos costes de gestión anuales del orden del 0,3-0,4%; muy inferiores a los fondos de inversión análogos que os pueda ofrecer vuestro banco, que sin ser ETFs, siguen siendo fondos de gestión pasiva que también replican a un índice bursátil (Por ejemplo las comisiones de gestión que cobra ING Direct por sus fondos índice del Íbex 35, Eurostoxx 50, S&P500 son del 0,99%, siendo aún así de las más bajas del mercado español) y si analizáramos cualquier otro banco español veríamos que estas comisiones son incluso superiores a las de ING y se sitúan también entorno al 1-1,5%. ¿Entonces por qué no me ofrece este producto mi banco? ó ¿Por qué me ofrece un fondo índice tradicional y no un ETF? Cada uno que saque sus propias conclusiones, pero son bastante obvias.

Adicionalmente los ETFs presentan otras ventajas añadidas frente a un fondo de inversión tradicional que replica a un índice además de sus bajos costes, y son:

  • Máxima liquidez, idéntica a la de las acciones y garantizada por el creador del ETF y/o creador de mercado, que garantiza un precio de compra/venta en todo momento y por tanto la participación del ETF cotiza en bolsa en cualquier instante de tiempo. Es decir, yo podría dar la orden de compra de un ETF sobre Íbex 35 a las 11.35am por 10000€ y dar una orden de venta en el mismo día a las 12.49pm por valor de 5000€ (la liquidación se produce como las acciones en D+3), aunque como he explicado no es el fin de este producto tener esta operativa. Resaltar que esto no es posible con un fondo de inversión tradicional indexado del Íbex 35 porque sus valores liquidativos se calculan a cierre de la sesión y la venta además no se ejecuta, dependiendo de la política del fondo, hasta D+1, D+2 ó D+3 (es decir la venta de mi participación en el fondo índice no toma el valor liquidativo del cierre del día de hoy que he dado la orden de venta, si no el valor liquidativo de cierre de día que tenga dicho fondo en 1,2 ó 3 días posteriores a la orden de venta dada).
  • Los ETFs pueden repartir dividendos a los accionistas a diferencia de cualquier fondo de inversión tradicional (al fin y al cabo los índices están representando a cestas de acciones que reparten dividendos).
  • Son fondos UCITS III, es decir, regulados por la directiva europea que regula la venta de fondos de inversión a nivel europeo, y que básicamente garantiza que en caso de quiebra de la entidad gestora del fondo de inversión, el inversor está protegido y no pierde su dinero invertido porque las participaciones del mismo son nominativas. Adicionalmente jurídicamente son fondos constituidos como Instituciones de Inversión Colectiva (IIC) de derecho francés sin personalidad jurídica.
  • Los costes que tiene dicho fondo son: las comisiones típicas de compra/venta de acciones que cobra la bolsa, la comisión del gestión del fondo (del orden del 0,3-0,4%), la comisión de depósito en la entidad bancaria (del orden del 0,1%) y un “bid offer” o spread/horquilla diferencia entre el precio de compra/venta del orden del 0,1% o inferior asociado a la liquidez que tenga ese ETF en la bolsa donde lo estemos contratando. Puede darse el caso de comprar un mismo ETF cotizando en la bolsa alemana con unos costes de compra/venta superiores a los de la bolsa española pero con una horquilla inferior por tener más liquidez en la bolsa alemana que en la española (sin olvidar que la liquidez siempre está garantizada por el creador de mercado, pero la horquilla entre compra/venta puede ser superior/inferior).
  • El tratamiento fiscal de los ETFs cotizados en España y registrados ante la CNMV es el mismo que el de las acciones, variaciones patrimoniales que tributan hasta hace poco al 18%.
  • Diversificación, debido a que existen ETFs que nos permiten diversificar en las distintas categorías de activos existentes o “asset classes”: renta variable, renta fija de gobiernos o corporativa, renta variable por sectores y tipo de empresa/estilo de gestión, materias primas, inmobiliario/REITs. Dentro de los índices de renta variable destacan (mundial: MSCI World; española: Ibex 35, Ibex 35 Inverso; americana: Dow Jones Industrial Average, Dow Jones Eurostoxx 50 Apalancado, Nasdaq 100; europea: DJ Eurostoxx 50, MSCI Europe; China: Hang Seng CEI; India: MSCI India; Japón: Topix; Europa del Este: CECE Index; Rusia: Dow Jones Rusindex Titans 10; Brasil: Ibovespa; mercados emergentes: MSCI Emerging Markets; Latinoamérica: MSCI Latin America; bancos: Dow Jones Stoxx 600 Banks; salud: Dow Jones Stoxx Europe 600 Healthcare; petróleo y gas: Stoxx Europe 600 Oil & Gas; telecomunicaciones: Stoxx Europe 600 Telecommunications;  utilities: Dow Jones Eurostoxx 600 Utilities; empresas crecimiento: MSCI EMU Growth; small caps o pequeña capitalización: MSCI EMU Small Cap; valor: MSCI EMU Value; dividendos: Dow Jones Stoxx Select Dividend 30; desarrollo sostenible: World Alternative Energy Index CW; inmobiliario: MSCI USA Real State Index; Asia inmobiliario excluyendo Japón: MSCI Asia ex Japan Real Real State; etc.); renta fija (cesta de bonos soberanos de gobiernos con máxima calificación crediticia AAA y de la zona Euro: EuroMTS AAA Government Index; bonos corporativos emitidos en euros y por compañías con alta calificación crediticia por encima de BBB: Markit iBoxx EUR Liquid Corporate); monetarios (índice EONIA/remuneración de tipos de interés a un día ofrecido por el mercado interbancario europeo: EUROMTS EONIA Investable); materias primas (Reuters Jefferies CRB Total Return que invierte en una cesta de futuros sobre materias primas incluyendo el sector energético y los intereses del colateral;  CRB Non-Energy Total Return que excluye al sector energético/petróleo)
  • Mención especial para los ETFs: Ibex 35 Inverso que adopta posiciones cortas en el índice y tiene ganancias cuando el índice Íbex 35 tiene tendencia bajista; Dow Jones Eurostoxx 50 Leveraged que al estar apalancado multiplica por dos lo que haga el índice Eurostoxx 50; SGI Europe Short Strategy que replica también a la inversa el resultado del Dow Jones Eurostoxx 600 con una estrategia de posicionamiento bajista por venta en corto y reinversión del 100% de los dividendos.

A modo de ejemplo un ETF que tenga paridad 1/100 quiere decir que por cada 100 puntos del índice equivale a una inversión de €1, por tanto un Íbex 35 cotizando a 10.000 puntos equivale a una inversión de €100.

Para contratar este tipo de productos podéis acudir a vuestro banco, todos ellos tienen un broker on-line, aunque también os recomiendo su contratación a través de  brokers como: Interndin, Cortal Consors, Inversis Banco, e-Bankinter Broker, GVC Gaesco, Ahorro Corporación, Renta4, BNP Paribas, Interactive Brokers, ING Direct Broker, XTB, etc.

Finalmente comentar que los ETFs presentan riesgo de variación de precios y de divisa, es decir un ETF sobre la bolsa brasileña índice Bovespa, aunque esté cotizado en Euros, no está cubierto respecto al riesgo de divisa por tipo de cambio euro/real ya que se hace diariamente su conversión de reales a euros, pudiendo por tanto la rentabilidad obtenida por el índice verse mermada por la depreciación del real frente al euro.

Como resumen me gustaría que os quedara la idea de que un ETF es un producto idóneo para configurar una cesta de inversión a medio/largo plazo que permite acceder a todo el universo de clases de activos de inversión: renta variable, fija, monetarios, emergentes y commodities; con total liquidez igual a la de las acciones y costes muy inferiores a los fondos de inversión indexados que no son ETFs accediendo con importes bajos del orden de 100€ por participación.

Muchas gracias y espero que os haya servido el post,

Ya sabéis que cualquier sugerencia, duda o comentario siempre son bienvenidos.

Saludos,

Antonio Alcocer

www.antonioalcocer.com

www.minds4change.org

 

error: Content is protected !!