Archivos por Etiqueta: Contigency buffer

Contigency buffer: qué es y cómo se calcula

CONTIGENCY BUFFER: QUÉ ES Y COMO SE CALCULA

Es un colchón de seguridad que se provisional en la operativa de una empresa o proyecto para cubrir una serie de contingencias, imprevistos o gastos de cualquier tipo que no están presupuestados.

El cálculo y valor numérico de éste dependerá de múltiples factores, y debería de realizarse entre varios departamentos, incluyendo el de riesgos. Si por ejemplo estimamos existe una probabilidad del 60% de tener que pagar una multa de 100.000€, el valor que deberíamos dotar ajustado por probabilidad debería ser de 60.000 euros. Hay emprendedores que son más arriesgados y deciden no incorporar tal colchón de seguridad a los cálculos.

En nuestro ejercicio práctico, se especifica que el colchón de seguridad es un 3% de las ventas anuales netas que tiene la empresa el primer ejercicio fiscal. Por tanto, deberemos calcular las ventas netas anuales (precio de venta sin IVA*número de TVs vendidas el primer año) y a esa cantidad aplicarle el 3%.

Como el precio sin IVA para el primer año es conocido 1.500 euros por TV vendido, y vendemos el primer año 100.000 unidades, el valor del contigency buffer para imprevistos será: 3%*1.500*100.000= 4.500.000 millones de euros.

Con este dato calculado, las NECESIDADES TOTALES DE FINANCIACIÓN DEL PROYECTO serán de 200.000.000 euros:

  • CAPEX: 144.900.000 euros.
  • STOCK (en t=0): 0 euros.
  • GASTOS DE ARRANQUE (SG&A): 161.200 euros.
  • GASTOS DE SG&A (PERSONAL+ OTROS): 18.532.860 euros + 2,785.740 euros= 21.068.500 euros.
  • IVA PAGADO en t=0, 30.269.400 euros.
  • CONTIGENCY BUFFER: 4.500.000 euros.

LINK AL CURSO COMPLERO: EL PLAN FINANCIERO, COMPONENTES, CÓMO 

DISEÑARLO Y MODELIZACIÓN EN EXCEL

 

 

Cuánto dinero necesito para empezar un negocio

CÓMO DETERMINAR LAS NECESIDADES TOTALES DE FINANCIACIÓN DEL NEGOCIO QUE VOY A EMPRENDER: CÁLCULO DE CUÁNTO DINERO NECESITO PARA EMPEZAR UN NEGOCIO

Una de las principales preguntas que tiene que responderse cualquier emprendedor es determinar qué nivel de dinero (financiación) necesitará para arrancar su proyecto empresarial. De forma general las dos formas más comunes de conseguir financiación son vía fondos propios aportados por los accionistas (“E: equity”) y financiación externa de terceros (“D: deuda”, generalmente bancos, mediante un préstamo bancario).

Parece lógico pensar que deberemos pedir a nuestros financiadores una cantidad de dinero que cubra los siguientes conceptos:

  1. CAPEX: La inversión en activos no corrientes (“CAPEX”: Capital Expenditures o lo que se conoce como “plan de inversiones”), es decir, aquellos activos que van a estar en la empresa más de un año o ciclo de explotación, y sin los cuales no podríamos vender el producto o servicio que ofertaremos. Éstos pueden ser tangibles (terrenos, construcciones, recursos naturales, vehículos, maquinaria, mobiliario, etc…); intangibles (software que desarrollamos, patentes y propiedad intelectual, derechos de uso de una marca o franquicia, etc…)  y financieros a largo plazo (Este tercer concepto por lo general no se tendrá en cuenta al empezar un negocio y no lo tendremos en consideración para nuestros cálculos. Ejemplos: acciones de otras empresas que pretendemos mantener a largo plazo y no especular con las subidas y bajadas de precio, porque queremos tener decisiones de control en la sociedad de la que poseemos las acciones). Supongamos que queremos montar una heladería, y para ellos necesitamos alquilar un local (€1000 al mes sin IVA), hacer una obra y reforma del mismo (€150.000 sin IVA) y comprar mobiliario+maquinaria para el mismo (€50.000 sin IVA). El CAPEX será de €200.000, siendo éstas nuestras necesidades de inversión. El alquiler no se considera activo no corriente, sino un gasto anual (coste operativo). Esta inversión requerirá que se planifique la caja que se ha necesitado para pagar el IVA que hemos soportado, en este caso y si todos los conceptos van a un tipo del 21%-> 21%*(50.000+150.000)=21.000 (IVA soportado por CAPEX).
  2. Costes operativos o “SG&A” (Selling, General and Administration). Estos gastos son los que se consideran gastos fijos y tienen en cuenta conceptos como: salarios, seguridad social que paga la empresa por esos salarios, gastos de marketing y publicidad, alquileres, luz, agua, seguros, internet, móvil, servicios realizados por profesionales independientes o terceros, gastos de mantenimiento de todo tipo, registro de la marca de la empresa (este concepto podría incluirse en vez de aquí en CAPEX, considerándose un activo no corriente intangible, y cuyo valor es unos 130€ para registrar la marca por 10 años en España y 900€ a nivel europeo), creación de la imagen corporativa de la empresa, gastos del equipo comercial, gastos de transporte y envíos, etc…). Muchos emprendedores se olvidan de presupuestar para sus necesidades de financiación este concepto. Supongamos para nuestro ejemplo que todos los costes de SG&A mensuales (sin IVA) son €10.000. Si el emprendedor sólo le pide al banco €200.000 por CAPEX, y resulta que las ventas el primer y segundo mes no son todo lo favorables que se estimaron (supongamos generan caja por €10.000), nos encontraríamos que en el segundo mes no tendríamos dinero para cubrir los gastos operativos y la empresa tendría dificultades para continuar sus operaciones ya que necesitaría obtener liquidez adicional. Por eso el emprendedor debe de presupuestar dentro de sus necesidades de financiación “n” meses para cubrir sus costes operativos mensuales. Cuántos meses se cubran dependerá del tipo de negocio, el nivel de liquidez que queremos dotar al negocio y la capacidad de generación de caja mensual del mismo. Como recomendación podría requerirse una necesidad de financiación de 6 a 12 meses. Si para nuestro ejemplo queremos cubrir 12 meses de gastos fijos operativos, necesitaremos presupuestar: 12*10.000=€120.000.
  3. Stock inicial. Si nuestra empresa fabrica o comercializa un producto, deberemos tener un determinado nivel de stock o inventario de materia prima por compras a proveedores (idealmente éste debe de tender a cero, pero cualquier negocio requiere unos niveles de inventario óptimos con los que cubre su operativa diaria). Para medir el nivel de stock, la métrica o indicador usado es “D/S: Days of supply“=días de suministro=días de stock=días de inventario. Esta métrica es muy importante para analizar y medir la calidad y salud del cualquier empresa a nivel de operaciones y supply chain management. Se puede medir D/S sobre unidades físicas o unidades monetarias. En el siguiente link explico en detalle el funcionamiento y significado de esta métrica D/S. Supongamos que para nuestro ejemplo, necesitamos tener stock de helado para cubrir la demanda de 1 mes, esto implicará comprar materias primas para fabricar el helado (en caso de producirlo) o comprar el helado a un fabricante o distribuidor en caso de sólo venderlo. En cualquier caso el hecho de tener 1 mes de stock de helado nos exigirá presupuestar para nuestro ejemplo de heladería necesidades de financiación por €10.000+21% de IVA. (Si las compras de la heladería a proveedores son 120.000€, a demanda de helado en términos de compra será 120.000/12=10.000 €).
  4. Gastos de arranque del negocio en t=0. Cuando empezamos un negocio necesitamos incurrir en una serie de pagos cuya liquidez habrá que también presupuestar en nuestros cálculos. Algunos gastos de arranque típico serían:
    1. Liquidez para cubrir depósitos o fianzas requeridos. Supongamos que nos exigen una fianza por alquiler de 1000€ y una fianza por negocio de 9000€. El total de liquidez necesaria sería 10000€.
    2. Liquidez para pagar costes de constitución de la empresa, tasas, servicios profesionales independientes (trabajos realizados por terceros para nuestra empresa tales como: consultoría por un estudio de mercado, diseño de identidad corporativa, servicios de abogado para redactar estatutos de la sociedad y gestiones para creación de la empresa, etc). Supongamos que todos estos conceptos son 20000€+IVA.
    3. Liquidez para pagar todo el IVA soportado en t=0 por todos los conceptos que lleven IVA: CAPEX, compra de materias primas (nivel de stock requerido), servicios profesionales independientes. En nuestro ejemplo: 21000€ (Capex), 2100€ (stock), 4200€ (servicios profesionales independientes). Total liquidez requerida por IVA soportado en to=0: 27300€.
  5. Colchón de seguridad. Este término podríamos definirlo como un cajón desastre donde incluiremos otros costes adicionales varios e incluso aquellos imprevistos o que no pensamos podamos tener porque es muy improbable que ocurran o incluso no sabemos incluso que existan. Es lo que en inglés se denomina “Contigency buffer“. El nivel de este colchón de seguridad dependerá de la aversión al riesgo y cautos/arriesgados que sean los emprendedores y su cuantía dependerá de estos. Supongamos que para nuestra heladería presupuestamos un colchón de seguridad de 2 meses los costes de SG&A. Por tanto tendremos: 2*10.000=€20.000. Colchón de seguridad=Contigency buffer=€20.000.
  6. IVA soportado por todos los gastos incurridos en t=0 que lleven IVA. (En el ejemplo numérico realizado no se han considerado pero deben de incluirse en el cálculo, y que serían: 21%*CAPEX+21%*(De los gastos operativos fijos que lleven IVA) +21%*Gastos de arranque que lleven IVA+21%*Coste de materia prima soportado para tener un determinado nivel de stock

Con los 5 conceptos anteriores, las necesidades de financiación para nuestro proyecto empresarial serían €407.300.

  • CAPEX=€200.000 para acometer las inversiones necesarias para poner el negocio en marcha.
  • SG&A (12 meses): €120.000 para cubrir los costes operativos del negocio durante 1 año, es decir, aunque durante 1 año el negocio no tuviera generación de caja por ventas, podríamos estar en funcionamiento antes de “quebrar”.
  • STOCK (1 mes de demanda): €10.000. Lo que supone que compramos materias primas para poder fabricar los productos que vamos a vender para atender la demanda 1 mes, y que hemos considerado el nivel de stock óptimo.
  • GASTOS DE ARRANQUE: €57.300
  • COLCHÓN DE SEGURIDAD (para imprevistos varios y otros gastos): €20.000.
  • GASTOS EN T=0 POR IVA.

A esta cantidad de €407.300 habría que añadirle un matiz, ya que los costes financieros de los préstamos bancarios que solicitemos no los hemos incorporado y eso se debe a que no sabemos todavía cuánto dinero necesitamos para el proyecto, cuánto financiaremos vía bancos y cuánto vía accionistas. Es decir, no sabemos todavía cómo será el mix de financiación de este proyecto empresarial. Debido a la crisis de crédito que ha ocurrido a nivel internacional, parece lógico que en cualquier emprendimiento, los accionistas tengan que aportar más fondos que los bancos, situándose este ratio en niveles de aportación de accionistas E%=65-90% y bancos D%=10-35%. Este mix dependerá del riesgo del proyecto, los promotores del mismo, estabilidad de los flujos de caja, mercado, país y sector, etc. Sería recomendable que los emprendedores busquen informes publicado por organismos financieros (CECA, Banco de España, Cámara de Comercio, etc.) para tener una idea concreta de dónde se sitúa este ratio. Según el informe de Webcapital, “Startup financing in Spain 2015”, la financiación recibida en 2014 por startups vía deuda y accionistas fue de €347 millones de Euros, de los cuales el 85,9% de la financiación fue proporcionada por “accionistas” (fondos de inversión, venture capital, business angels, aceleradoras, etc) y un 14,1% vía préstamo bancario de organizaciones como CDTI, Enisa, etc). Por lo que el mix de financiación deuda-accionistas para los proyectos de emprendimiento podríamos considerarlo: E (Equity=Accionistas=Patrimonio neto) del 85,9% y D (Deuda=Bancos=Financiación externa) del 14,1%.

Para nuestro ejemplo supondremos un mix de financiación de E: 85,9% – D: 14,1%. Lo que supone que pediremos al banco vía préstamo bancario €57.429 y los accionistas desembolsarán €349.871. Es en este momento cuando sabemos que necesitamos pedir al banco €57.429 que por lo general se devolverán siguiendo el método de amortización francés. Supongamos también que el coste de anual del préstamo concedido por banco XY mediante un préstamo ICO es del 5% y el periodo de devolución de 5 años con pago de cuotas anuales. Es entonces y sólo entonces, cuando sabremos los costes financieros del préstamo, y que si queremos cubrir sus costes de 1 año (supondrían 5%*57.429=2.871€). Esta cantidad no estaba presupuestada de forma directa en 1+2+3+4+5, pero sí de forma indirecta en 4: colchón de seguridad de €20.000, por lo que tenemos dos opciones, seguir con unas necesidades de financiación de €407.300 o actualizar este dato hasta los €410.171.

En este paso, ya tenemos claras las necesidades de financiación de nuestro proyecto, €407.300, y el mix de financiación del mismo: E: 85,9% – D: 14,1%. Ahora el siguiente paso es determinar el coste anual porcentual de ese mix de financiación. Lo que se conoce como coste promedio ponderado de las financiación o de los recursos, o WACC (Weighted Average Cost of Capital). Porque tanto los financiados nos “prestan” el dinero, pero no de forma gratuita, es decir, tanto accionistas como bancos esperan obtener una rentabilidad anual (bien en % ó €) sobre la cantidad prestada. La rentabilidad exigida por los bancos es lo que se conoce como coste de la deuda, cost of deb, cost of liability: “Kd”; siendo en este caso del Kd=5% (Préstamo ICO con un interés anual del 5%). La rentabilidad mínima anual exigible por los accionistas para este proyecto en función del riesgo que perciben en el mismo se denomina coste del capital fondos propios, cost of equity: “Ke”; y una de las formas de cálculo es el modelo CAPM, “Capital Asset Pricing Model”.

En este link se explica un ejemplo numérico de cómo calcular el coste promedio de la financiación de nuestro proyecto o WACC. La rentabilidad anual que deberemos obtener en nuestro negocio deberá ser anualmente superior al WACC.

error: Content is protected !!